Canciones de José Antonio Gómez
A LAS BODEGAS (José Antonio Gómez) 
Vino a merendar conmigo 
un día un colega 
a conocer este pueblo 
donde nací yo 
y yo le dije al amigo 
"vámonos pa la bodega" 
a echar un vaso a la fresca 
que aquí hace calor. 
Mira que estamos a ciegas 
baja con cuidado 
a ver si no te la pegas 
que hay un escalón 
aquí tienes las bodegas 
de las que tanto te he hablado 
voy a encender una vela 
y lo vemos mejor.
ACÉRCATE 
JUNTO AL CARRAL 
VAS A BEBER 
UN VINO NATURAL 
APURA BIEN 
HASTA EL FINAL 
Y BESA EL CULO 
O NO TE CASARÁS.
Carrales, la bota, el jarro 
gomas, garrafones, 
canillas, azufre, sebo, 
un embudo y porrón, 
y todo esto picado a mano 
por nuestros antecesores 
con un buen par... de valores 
y mucho sudor.
Cuántos almuerzos, comidas, 
meriendas y cenas 
lomo, chorizo, tortilla 
tocino y jamón 
Arengues, queso, latillas, 
cacahuetes, pan, chuletas 
y un trago de la pipilla 
pa que entre mejor.
Cuánto de amores y mozas 
sabrán las bodegas 
cuánto de fútbol, política, 
campo y labor. 
Cuántas mentiras piadosas 
cuántas verdades inciertas 
riñas, negocios, apuestas 
y más de un tropezón. 
Cuántas historias de quintos 
de fiestas y juergas 
y el mejor clarete y tinto 
pa el día del patrón. 
Todos somos tan amigos 
si estamos en las bodegas 
que hasta lo amargo se niega 
y mejora el sabor. 
Pues nos hace más amigos 
la parlada en la bodega 
y todo lo que se riega 
con vino y canción.
APURA BIEN 
HASTA EL FINAL 
QUE ES DE MI PUEBLO 
CASTRILLO DE DON JUAN.
LA SEGADORA (José Antonio Gómez)
Hay un romance de hace algunos años 
que nos recuerda aquella segadora 
la fuente que preside esa señora 
donde acudían paisanos y extraños. 
Allí se iba a llenar el cantarillo 
allí se reunía mucha gente 
y hoy por fin ha vuelto aquella fuente 
para alegrar más el pueblo de Castrillo.
La Señora del hocino 
regresó a la población 
con una encina en vez del pino, 
pinocheles y un pilón
Los chavalejos han vuelto, 
también la gente mayor 
a refrescarse con su agua 
y a reirse del calor.
Y he vuelto a ver que la gente 
va a llenar el garrafón 
como antes llenaba el cántaro, 
el botijo, el botellón 
y en las noches del invierno 
cuatro notas para un son 
entonan los cuatro chorros 
al chocar contra el pilón.
Castrillo entero te da la bienvenida 
pues te añoraba hace muchos años 
cuanta sed habrán saciado tus caños. 
cuantos chorros de amor de mocerías
Que no sintamos más lo que se siente 
al escuchar aquel viejo romance 
que la técnica el tiempo y el avance 
jamás nos arrebaten nuestra fuente.
www.000webhost.com